Fortnite

Un jugador de Fortnite se sorprende por su atípico baneo

by Víctor Ayora
Epic Games

Compartir


El jugador profesional de Fortnite Jack 'sozmann' Lehane ha criticado a Epic Games en una serie de tuits tras ser baneado por, aparentemente, hacer swing con su pico.

Sozmann es un jugador profesional del battle royale con sede en Australia. Compite en la región de Oceanía, según la configuración competitiva de Epic Games. Estuvo presente en la Fortnite World Cup de julio, en la sección individual.

Advertisement

No tuvo demasiada suerte. A pesar de ser uno de los mejores jugadores de su región, y ganar la Semana 9 del clasificatorio, obtuvo en un lejano 68 puesto en la general. En cualquier caso, ha demostrado ser uno de los mejores jugadores del mundo en varias ocasiones.

Epic informó al jugador que había sido baneado por arreglo de partidas. No obstante, sozmann niega tal hecho. "Nunca haría tal cosa en mi vida. Y me banean ahora justo antes de las finales de la FCS".

Advertisement

Señales con el pico en Fortnite

El profesional de Fortnite fue sancionado con dos semanas fuera del juego. Según afirma, el principal motivo de baneo es por mover repetidamente su pico durante la partida. "Supongo que las dos semanas de expulsión es por hacer swing con el pico, pero toda la comunidad lo hace", explica.

El swing con el pico se usa como método informal de comunicación y es usado por muchos jugadores profesionales. Balancear rápidamente el pico indica que no están buscando ningún conflicto. Es como una señal de paz. Si dos jugadores lo hacen, ambos avanzarán sin problemas y se centrarán en su posicionamiento y en el farmeo. No obstante, Epic lo interpretó en esta ocasión como ilícito.

No obstante, parece ser que todo fue un error y se solucionó rápidamente. Epic retiró el baneo y Sozmann lo anunció en Twitter: "Se ha resuelto el problema. Por favor, no mandéis comentarios negativos a nadie de Epic [Games]".

Advertisement

El hecho de que Sozmann pueda jugar sugiere que fue un error por parte de Epic. O que simplemente la situación se aclaró y que el jugador australiano no había infringido ninguna regla.