Videojuegos

Cómo convertir al cuervo en una paloma en Assassin´s Creed Valhalla

by Francisco Garcia

Compartir


Synin es una mascota bastante guay para acompañar a Eivor en sus viajes. ¿Pero no os habéis preguntado cómo sería ser seguido por una paloma en su lugar? Ahora podéis, aquí tenéis como convertir vuestro fiel cuervo en una paloma en Assassin´s Creed Valhalla.

No es exactamente el cuervo de Odín, pero el de Eivor es una necesidad para el viaje. Synin es excelente para explorar lugares y cubrir el área en la que estás desde arriba.

Advertisement

No sólo eso, sino que Synin puede ser personalizado para adaptarse a sus preferencias de cómo debe ser un cuervo. ¿Tal vez como una paloma? Porque eso es totalmente posible. De la misma manera que los recientes juegos de Assassin´s Creed han presentado caballos demoníacos en llamas y camellos unicornio, Valhalla tiene una paloma.

Así es como podéis convertir vuestro cuervo en una paloma divertida en Assassin´s Creed Valhalla.

Advertisement

Cómo convertir a Synin en una paloma

synin en assassin´s creed valhalla
Ubisoft
Synin es el compañero fiel de Eivor.

Esta no es una de esas alteraciones que te cambian la vida y te hacen un Dios en Assassin´s Creed Valhalla, pero aún así es bastante divertido. La simple idea de un vikingo ultradominante haciendo que una paloma lleve a cabo su reconocimiento es una imagen estupenda.

Para completar esta transformación, necesitaréis Amazon Prime Gaming.

  1. Enlazad vuestras cuentas de Ubisoft Connect y Amazon Prime.
  2. Id a la página de Prime Gaming.
  3. Reclamad el Carolingian Dynasty Gear Pack para añadirlo automáticamente a vuestro juego.
  4. Cargad vuestro juego guardado de AC Valhalla.
  5. Dirigíos al establo de caballos más cercano.
  6. Equipar la skin de la paloma.

Este fantástico skin es ahora vuestro para mostrarlo a vuestros mejores amigos vikingos.

Advertisement

A diferencia de Assassin´s Creed Origins y Assassin´s Creed Odyssey, Valhalla reduce el nivel de asistencia que ofrece vuestro amigo peludo y volador. Ya no hay que etiquetar a los enemigos y esencialmente trazar vuestro camino de destrucción. Tendréis que tener un poco más de tacto al acercaros.