Klonoa Phantasy Reverie Series: para mi Phantomile

María Pastoriza
klonoa phantasy reverie
Bandai Namco

Esta es la historia de una Diva a la que no dejaron cantar, a quien intentaron silenciar, acallar su voz, para que el mundo no pudiera obtener lo que necesitaba: una cura. Así empieza la historia de Klonoa y así se ha trasladado a Phantasy Reverie Series.

El juego original de Klonoa, Klonoa Door to Phantomile, llegó a Europa en junio de 1998. Haciendo cálculos exhaustivos podemos decir que yo tenía en torno a siete u ocho años la primera vez que lo jugué. Pongamos que probablemente ocho o nueve, ya que nunca me compraron videojuegos nada más lanzarse.

Pero antes de jugarlo al completo, estaba la demo de PS1. Y, madre mía, cómo quemé esa demo. Dos fases de Klonoa Door to Phantomile bastaron para enamorarme, para atraparme, para dejarme llevar por aquella canción. Así nació mi amor por los juegos del género de plataformas. Pero, ¿qué pasa con Klonoa Phantasy Reverie Series? ¿Cumple las expectativas de una persona a la que le toca hablar de la revisión de su juego favorito?

La animación cambia sutilmente, pero cada detalle mejora.

Klonoa Phantasy Reverie Series respeta la esencia, pero, ¿la mejora?

No había mucho que tocar para que Klonoa Door to Phantomile y Klonoa 2 Lunatea’s Veil funcionaran hoy día. Son títulos estéticamente bonitos, con una banda sonora espectacular y mecánicas clásicas del género. 

Phantasy Reverie se centra en suavizar los juegos a nivel gráfico, dándoles un aspecto más acorde con lo actual. No en el sentido de haber llevado los juegos a los gráficos actuales, pero sí al aspecto que tendría un plataformas de corte clásico si se lanzara hoy día. Por no hablar de lo mágico que resulta jugar a Klonoa a 60 FPS.

El brillo, las animaciones de inactividad o el detalle de los Moo atrapados por el anillo con esa corriente de viento alrededor. Son todos pequeños detalles que enriquecen aún más la belleza de Klonoa. 

En cuanto a su banda sonora y los efectos de sonido, poco cambia con respecto a los originales. Y eso es lo mejor. Klonoa Door to Phantomile cuenta con una de las mejores bandas sonoras de la industria. Esta es una opinión subjetiva, pero estoy también dispuesta a defenderlo como una verdad absoluta. 

Con esto, queda claro que Klonoa Phantasy Reverie Series ha respetado el máximo posible la obra original

Un curioso modo de apoyo para un segundo jugador que sabe a poco

Si había que añadir algo a Klonoa, era la posibilidad de disfrutarlo en compañía. Sin embargo, el multijugador de Klonoa es eso que haces cuando le das el mando a tu primo de cuatro años para que piense que está jugando contigo. El modo apoyo, que sería el nombre más acertado de este multijugador, hace lo mismo que hemos visto en otros plataformas más o menos modernos. Si has jugado a Super Mario Odyssey, podrás comparar este modo apoyo con ese segundo jugador que podía manejar a Cappy de manera limitada.

En Klonoa Phantasy Reverie Series, el segundo jugador puede crear corrientes de aire para impulsar el salto del personaje principal. Algo que puede resultar aburrido y para nada supone una diferencia en la experiencia. 

Sin embargo, hay un par más de puntos negativos a señalar.

El suavizado en los gráficos enriquece el juego.

No era necesario tocar nada

Como digo, el respeto hacia la obra original es la clave en Phantasy Reverie. Pero no puedes hacer una revisión de ningún clásico sin tocar cosas. Si el juego es perfecto en su forma original, simplemente juega al original. Con un remake o remaster, siempre nos arriesgamos a que haya cambios del tipo que sean.

Los cambios aquí se notan, aunque sean simples mejoras. El suavizado de los gráficos lleva a un control diferente del juego, de la distancia con los enemigos o las plataformas. Eso se traduce en muchas muertes estúpidas, sobre todo si, como yo, has jugado al juego original hasta quemarlo. Si tenías bien calculado cada golpe y cada salto, te va a pasar lo mismo que te pasó con el remake de los tres juegos originales de Crash Bandicoot en N. Sane Trilogy. 

Eso no es nada que no pueda sobrellevarse. En realidad, lo único que MonkeyCraft ha retocado que se vuelve excesivamente molesto es la dificultad. Los juegos de Klonoa no son títulos difíciles y, por lo general, suelen ser muy buenos para los más pequeños de la casa. Puzles sencillos, enemigos no del todo endiablados, escenarios por lo general fáciles de superar (hasta que llegas a los templos y ahí quieres morir). 

Sin embargo, los desarrolladores han querido que el juego sea todavía más fácil, no solo añadiendo una dificultad más sencilla en la que los enemigos te hacen menos daño, sino abusando soberanamente de los tutoriales

Los tutoriales sobre jefes sobran, quitándole gracia al juego.

Los tutoriales no tienen por qué destriparte el juego

Por supuesto, la opción de tutorial se puede eliminar, pero creo necesario que hablemos de qué es un tutorial y hasta qué punto debe ayudar en un juego como este.

¿Qué es un tutorial en un videojuego? Una simple guía que te indica los controles, algo que en Klonoa es sencillo. Saltar, planear, disparar. No hay muchos más secretos en sus mecánicas. 

Pero Klonoa Phantasy Reverie Series hace algo que me parece imperdonable con los juegos originales. Y es que los tutoriales te cuentan exactamente qué debes hacer en todo momento. Cómo disparar a un objeto, para qué sirve esta cosa o cómo derrotar a un boss. Volvamos a repetir que los títulos de Klonoa son fáciles. Muy fáciles. Si encima alguien te cuenta cómo resolver cada puzle que se te presenta, ¿dónde está la gracia?

Esto no es caer ya en el eterno debate de la dificultad de los juegos. Creo que incluso los niños más pequeños deberían poder enfrentarse sin problema a un título como este. Porque al fin y al cabo, el aprendizaje también forma parte de los videojuegos. Y aprender a base de ensayo y error en básico en un plataformas. 

Una vez desactivamos estos tutoriales, Klonoa Phantasy Reverie Series nos presenta un juego (bueno, dos) que no ha necesitado cambiar nada para seguir siendo una mágica experiencia. Y a mí, que lo he jugado una y otra vez sin cansarme, me ha vuelto a enamorar. 

Cargando...