Una Japan Weekend Madrid completamente desastrosa: una gestión infernal

japan weekendjapan weekend

Los pasados días 24 y 25 de septiembre se celebraba una nueva edición de Japan Weekend Madrid. Sin embargo, la mala gestión ha llevado a una experiencia inolvidable para muchos, y no en el buen sentido.

En Dexerto no nos perdemos nunca la Japan Weekend de Madrid. Somos fans del manga, del anime, de los videojuegos y de casi cualquier forma de entretenimiento en general. Por eso nos duele también a nosotros, y a mí personalmente, hablar mal de un evento que debería haber sido una maravillosa experiencia.

Pero por desgracia, la Japan Weekend celebrada en septiembre de 2022 en Madrid ha sido, con diferencia, la peor gestionada de su historia. En este artículo hablaré primero de mi experiencia personal como prensa, pero incluiré también testimonios de diferentes personas que han ido como visitantes, artistas, creadores de contenido o propietarios de stand en general.

El artículo continúa después del anuncio.

¿Qué ha pasado con la gestión de Japan Weekend Madrid?

El sábado llegaba con mi grupo a IFEMA sobre las 12 del mediodía. Sabiendo que era la hora punta para el fin de semana, preferimos hacer tiempo fuera de los pabellones y comer algo. En teoría, yo podía haber pasado sin hacer la kilométrica cola de visitantes por llevar acreditación de prensa. Pero como iba con algunas amigas, preferí estar con ellas antes de centrarme en ver todo el evento por mi lado.

Finalmente, no pude entrar hasta las 16:00 horas, y eso fue únicamente en el Pabellón 7 y después de discutir con un guardia de seguridad. Separada ya de mi grupo de amigas, que tuvieron que hacer una impresionante cola, y quedándome solo con un par de creadores de contenido que llevaban el mismo pase que yo, el señor de seguridad se dedicó a mirarnos extrañado de que le estuviéramos diciendo que teníamos el pase especial. Mostrando mi pulsera y explicándole que venía de prensa, tuve que aguantar cómo aquel señor se burlaba de mí y ponía en duda mi profesionalidad simplemente por ir con cosplay. “No me creo que seas periodista, vas vestida de feria“, me soltó, riéndose.

El artículo continúa después del anuncio.

De hecho, la cuenta creada durante el terrible sábado de Japan, Japan Beefend, recoge más experiencias de asistentes con los de seguridad:

No se podía pasar entre pabellones

Una vez en el Pabellón 7, y tras dar una vuelta para ver todo lo que ofrecía, quise pasar hasta el Pabellón 5. Me encontré, sin embargo, con un imposible. Como si de una manifestación se tratase, la seguridad de IFEMA mantenía inmovilizado a un grupo inmenso de participantes, y aquí tuve que controlar mucho mi ansiedad. La gente gritaba indignada, se empujaban unos a otros, y no se tenía en cuenta cualquier necesidad especial de nadie.

El artículo continúa después del anuncio.

No tuve que esperar cola pero me fue imposible entrar en uno de los pabellones. Voy en silla de ruedas y ni a mí ni a dos personas más con movilidad reducida se nos dio preferencia, cuando otros años no he tenido ningún problema“, nos comentaba @adromaniac, cuyo hilo de Twitter con su experiencia de la Japan os dejo a continuación:

Muchísimas personas se vieron con picos de ansiedad preocupantes ante las aglomeraciones. Una organización nefasta cuyo culpable aún se “desconoce” ha provocado colas y acumulaciones de gente durante horas. Menores de edad llorando sin saber qué pasaba, padres desesperados, cosplayers y visitantes de todo tipo viendo cómo las horas pasaban y eran incapaces de disfrutar del evento.

El artículo continúa después del anuncio.

Eran alrededor de las 15:00 o 16:00, cuando nos enteramos que se cerraron a cal y canto ambos pabellones y la seguridad del IFEMA estaba echando gente del pabellón 3“, nos cuentan “Comenzaron a amontonarse al menos 200 personas en las comunicaciones del pabellón 3 y 5. Niños pequeños separados de sus padres, grupos de amigos divididos entre pabellones, y el cabreo entre las aglomeraciones comenzó a aumentar muchísimo.

Una seguridad que dejaba mucho que desear

Lo peor es que el problema no estaba solo en entrar a cualquiera de los pabellones, ya que en momentos concretos tampoco se dejaba salir del recinto.

Tuve problemas con la seguridad de IFEMA y una amiga mía con asma tuvo un ataque de ansiedad en más de una ocasión“, nos comenta otro visitante. “Los de seguridad me insultaron y me llamaron loco al encararme a ellos para hacerles saber que tanto mi amiga como otra chica más – con cosplay – estaban sufriendo un ataque de ansiedad bastante fuerte. Hasta que no se pusieron a llorar no nos dejaron salir”.

El artículo continúa después del anuncio.

Cuando vimos a dos chicas que estaban sufriendo un mareo-crisis de ansiedad, mi hermana y yo, que somos médicos titulados, nos acercamos a los de seguridad para que nos dejaran acercarnos para ver si podíamos ayudar“, explica otra asistente. “En principio se negaron en rotundo porque pensaron que nos queríamos colar, por lo que les dijimos ‘POR FAVOR, SI ESTÁ MAREADA HACED ESTO Y ESTO OTRO AL MENOS’, y hasta que no me quité la máscara de mi disfraz y me vieron la cara no nos dejaron acercarnos.[…] la segunda de ellas había tenido un inicio de crisis de asma por la aglomeración, y para quién no lo sepa, si no se controla, puede ser grave.”

Miedo ante un nuevo Madrid Arena

La misma persona continúa hablándonos del enfado entre la multitud y, lo que es aún más importante, el miedo que muches sentían ante lo que podía pasar:

Nos quedamos con ellas en esas escaleras y vimos como aparecía la policía y nos comentaron que estaban policía y bomberos fuera por el riesgo de un Madrid Arena. Desde allí vimos como las aglomeraciones se empezaban a cabrear muchísimo más hasta que un chico del pabellón 5 se saltó la cinta y fue al otro lado, encarándose con uno de seguridad con el que terminó a puñetazo limpio, y con eso fue la estampida por ambos lados. EL MIEDO. Horrible. Había personas en silla de ruedas en medio. Nos dio pánico.”

De hecho, en una ocasión en la que me encontraba recorriendo el Pabellón 5, se me detuvo el corazón. En ese momento habían dado acceso a más visitantes y todo el mundo entraba como un torbellino. Me empujaron al entrar y casi tropiezo (con mi cosplay era además un poco complicado apartarse a tiempo), y por diez minutos estuve separada de mis amigas. El miedo de que la gente se pisotease, se atropellase o se llevase por delante, no ya a mí, sino a cualquier niña/o pequeña/o, hizo que la ansiedad se me disparase.

La entrada “sin cola”, otra mala gestión de Japan Weekend Madrid

En Japan Weekend siempre hay diferentes tipos de entradas. Una entrada que, debo decir, cada vez tiene un precio más elevado.

Entre los tickets, fueron muchos los que seleccionaron una entrada de acceso anticipado, con un precio mayor, para evitar las colas. Un gasto que, como comprobaron, podrían haberse evitado. Una chica con pulsera verde (lo que identificaba este tipo de entrada) me comentaba en el propio evento “He pagado más para evitar hacer colas… llevo dos horas intentando entrar”.

Cuando cerraron los pabellones sobre las 2 de la tarde, pregunté si podía pasar por ser early access y los chicos de Japan (no de IFEMA) nos dijeron que no, solo podían pasar los de pulsera rosa, que son artistas y ayudantes“, relata otra propietaria de la pulsera verde. “Todos teníamos que hacer las colas de horas para poder volver a entrar después de comer. Por suerte pude entrar por el pabellón 1 y desde ahí acceder al 3. Justo detrás de nosotros y un par de personas más acordonaron los accesos entre pabellones. Ahí empezaron los tumultos. Me quedé encerrada en el 3″, aunque por suerte para esta chica, era el Pabellón que más le interesaba “, no podía ir ni al 1 ni al 5. Si salía, tenía que hacer cola para volver a entrar. Algunos de mis conocidos estuvieron dos horas esperando“.

La peor parte se la llevaron los artistas

El Pabellón 3, el de la Artist House y los stands no comerciales, se llevó la peor parte. Pero incluso antes del sábado, los artistas ya tuvieron problemas con la gestión de Japan Weekend Madrid y de IFEMA. Y no solo por el libreto que los artistas realizaron de gratis y por el cual la organización ha cobrado seis euros por compra.

Una de las artistas relata que “la organización ya sabía que habría colas” incluso para la recogida de acreditaciones. En un email enviado a los artistas indicaban que llevasen “crema solar y paraguas” para no quemarse por las horas al sol que tendrían que pasar. Con unas 700 personas a acreditar, la gestión de Japan Weekend en Madrid dejó mucho que desear ante la falta de personal. No solo a la hora de acreditar, sino también a la hora de comprobar los stands.

En el propio evento no se pasó ningún responsable en ningún momento a vigilar lo que vendíamos, algo que se suponía que harían para controlar que nada se salía de la normativa.“, nos explica la artista. Descontrol también a la hora de gestionar el plano con cada stand, y con dejar salir a aquellos que tenían uno.

Muchos no pudimos salir a comer hasta tres o cuatro horas más tarde. Si salíamos del pabellón, no nos dejaban volver a entrar por mucho que explicásemos que teníamos un stand que no podíamos dejar solo“, nos cuenta otro artista. “No sé si es que la gente de seguridad no estaba informada, pero teniendo un walkie-talkie bien podrían haber preguntado sobre si aquellos con la pulsera rosa podían pasar o no“.

Por otro lado, una artista prefiere quedarse con la parte buena: “Todos doblamos ventas el sábado en relación a lo que solíamos hacer en otros eventos. Como cerraron las puertas del Pabellón 3, aquellos que no podían salir daban vueltas por los stands y compraban más”.

Asociaciones “invisibles”

Las asociaciones tampoco acabaron bien paradas. Este expositor cuenta la experiencia de GAMOTAKU. Solo con ver las fotos, queda claro cómo Japan Weekend Madrid ha realizado una pésima gestión sin tener en cuenta a las asociaciones.

GAMOTAKU no es la única afectada por las aglomeraciones, pero esta no es más que otra razón por la cual las asociaciones están cansadas de la gestión de Japan Weekend.

Jorge, presidente de El Consejo Friki, lleva un tiempo batallando con la organización.

“En febrero no respondieron a nuestro mail pidiendo espacio en IFEMA, no recibimos respuesta para acreditaciones y stand. Sin embargo, algunos seguidores nos comunicaron que vieron un stand vacío con nuestro nombre“, nos cuenta. “Para septiembre, Japan Weekend Madrid coincidía con otro evento, y tras unos primeros mails en los que nos ignoraron, nos decidimos por asistir a las LES.”

No obstante, El Consejo Friki se vio en una situación muy parecida a la de febrero. Entre los muchos stands vacíos con el nombre de algunas asociaciones, apareció el suyo. “Pero lo peor no es eso”, añade Jorge. “Lo peor es que, según nos ha comentado un asistente a la Japan, encontró a gente jugando en nuestro supuesto stand. Nadie de Consejo Friki había confirmado asistencia, ni se habían pedido acreditaciones. Pero ahí estaba, un stand a nuestro nombre, también en el plano del recinto, y ocupado por gente que no tiene nada que ver con nuestra asociación“.

OCU denuncia la gestión de Japan Weekend Madrid

Por todo este desastre de gestión, OCU se ha dirigido al Departamento de Control de Mercado del Gobierno de Navarra, ya que la empresa organizadora, JOINTO ENTERTAINMENT S.L., se encuentra registrada en Pamplona. Así lo recoge la OCU en su página oficial.

OCU ha denunciado a la empresa ante la Administración y ha solicitado que se lleve a cabo un procedimiento de investigación de la gestión por la Japan Weekend Madrid. Además de un procedimiento de sanción a la empresa infractora.

Al mismo tiempo, la OCU solicita a la empresa la “devolución del importe de las entradas a los asistentes que así lo soliciten, compensación para aquellos asistentes que se hayan sufrido algún perjuicio adicional y, por supuesto, un claro compromiso respecto a medidas de seguridad y aforo para próximas ediciones“.

Voluntarios, no trabajadores

Por supuesto, la gestión de Japan Weekend Madrid no es culpa de sus “trabajadores” (a excepción, claro está, del comportamiento de los vigilantes de seguridad de IFEMA), en su mayoría voluntarios. Algo que quiero dejar claro en este artículo para que nadie vaya contra ellos. De paso, os dejo esta información sobre el voluntariado del evento, gracias a la cuenta de Japan_Beefend:

¿Qué dicen desde Japan Weekend Madrid e IFEMA ante esta gestión?

La organización de Japan Weekend Madrid no se ha pronunciado ante los numerosos fallos de gestión que se han hecho notables en el evento. Desde IFEMA tampoco se ha hecho ningún tipo de declaración al respecto.

Esperemos que tras la denuncia de la OCU se realice alguna disculpa pública, como mínimo. Japan Weekend tiene mucho que anotarse para sus próximos eventos, no solo en Madrid, sino a nivel nacional. Con la cantidad de dinero que mueve, y sabiendo la gran cantidad de asistentes que tiene en las ciudades más grandes, es hora de que tomen las medidas adecuadas.