xQc establece condiciones para luchar contra El Rubius

xQcxQc

Felix ‘xQc’ Lengyel ha descrito sus condiciones para una pelea de boxeo con el creador de contenido El Rubius después de que este último desafiara al ex profesional de Overwatch. 

Desde que Joe Weller y KSI pelearon en 2018 para ajustar cuentas, la comunidad de Internet ha desarrollado una inclinación sorprendente por los combates de boxeo.

Algunos de los nombres más importantes de Twitch, YouTube y TikTok (Deji, Jake Paul, Logan Paul, Bryce Hall y más) se han subido al ring y han dado lo mejor de sí en el boxeo.

Dado que la tendencia no muestra signos de desaceleración, xQc ha sido desafiado por El Rubius, con la estrella española de Twitch hablando en el evento La Velada Del Año II de Ibai. Ahora, xQc ha respondido.

El artículo continúa después del anuncio.
Rubius en La Velada Del Año IILa llamada de El Rubius se produjo durante el evento de boxeo de Ibai, y sigue a años de burlarse el uno del otro.

Como El Rubius le dijo a xQc que lo estaba “esperando”, el canadiense respondió burlándose de su postura de boxeador, antes de llamarlo “graciosillo” y afirmar que “lo doblará por la mitad como una pila de papeles”.

Afortunadamente, la charla jovial sobre peleas se calmó lo suficiente como para que xQc describiera sus condiciones reales para que se llevara a cabo una pelea. Al igual que El Rubius, afirmó que los preparativos deben ser limitados y que debe realizarse en 2023.

Las condiciones de xQc para luchar contra Rubius

“Le daré la respuesta que quiere”, dijo Lengyel. “Si ambos estamos de acuerdo con el mismo regimiento de ningún entrenamiento, excepto el entrenamiento de condición física, está bien, pelearé con él el próximo año. Pero tenemos que poner algo de dinero en juego”.

El artículo continúa después del anuncio.

No entró en detalles sobre la cifra que estaría dispuesto a apostar, pero la mayoría de los espectadores tomaron su respuesta como una confirmación genuina de que podría tener lugar una pelea, incluso si está lejos en el momento de escribir este artículo.

Es el último de una serie de desarrollos inesperados entre la comunidad de jugadores y el deporte del boxeo, un fenómeno en el que lo mejor es nunca decir nunca.